Inicio | Huerto y Permacultura

04- Reforestando parterres

El vocablo parterre de origen francés se utiliza para identificar jardines, por lo general planos, los cuales se diseñan con diferentes elementos como arbustos, flores, hierbas, caminos, piedras, céspedes y otras siembras. Los parterres se desarrollaron durante el Medioevo y alcanzaron gran éxito en los famosos parterres del Palacio de Versalles.

En muchos países, con el desarrollo acelerado del urbanismo, en gran número de ciudades nuevas o viejas, existen pequeños espacios de áreas verdes completamente despobladas de vegetación alrededor de las aceras en las calles aledañas a las viviendas individuales o en edificios múltiples de zonas comunitarias barriales, áreas que en su conjunto forman grandes extensiones de tierra. En Cuba, se identifican los parterres principalmente por estos espacios de tierra que predominan en las ciudades. 

La reforestación de estos parterres con árboles de baja talla o arbustos ha constituido un objetivo del Proyecto Comunitario de Conservación de Alimentos desde su fundación, para lo cual se han movilizado principalmente los niños en sus barios y comunidades, los que se han dado a la tarea de sembrar.

No caben dudas de que estas labores locales de reforestación fomentando  arboledas comunitarias con la siembra de árboles alrededor de casas, escuelas, parques y otros espacios yermos, presenta muchos beneficios directos e indirectos para todos:

  • Proporciona alimentos y plantas útiles
  • Produce beneficios ambientales
  • Genera la absorción de carbono, oxigena y evita el calentamiento atmosférico.
  • Embellece el hábitat
  • Origina sombra

En estas actividades de reforestación de parterres aledañas a las aceras hemos tenido en cuenta que son áreas que por lo general no tienen una atención directa de los vecinos de la comunidad y en la etapa inicial de reforestación se requiere atención continua hasta su establecimiento. Así, en este sentido, se ha promovido la participación comprometida de los niños del vecindario que con su entusiasmo y dedicación posibilitan el éxito de las acciones. Un niño que siembra un árbol, lo cuida, lo ve crecer y producir frutos, por lo que se siente orgulloso de su trabajo.

También en el diseño para la reforestación de estos parterres se consideran los siguientes factores:

  • Selección de árboles o arbustos de baja talla que no obstaculicen las aceras y viviendas aledañas con el crecimiento de sus raíces.
  • Selección de especies botánicas adaptadas y resistentes a nuestro ambiente, preferentemente autóctonas, de fácil reproducción y de rápido establecimiento, crecimiento y producción.
  • Selección de árboles o arbustos que requieran mínimo mantenimiento para su cultivo.
  • Selección de plantas que por su forma contribuyan al embellecimiento de la comunidad.
  • Selección de especies que produzcan frutos de cosecha accesible, beneficios evidentes y de gustosa aceptación por la población.