Inicio | Recetario | Pastas

Como hervir las pastas

Las pastas deben consumirse ´al dente´, término que se usa para expresar que no deben perder su textura, no deben quedar ni duras ni blandas con sabor a harina. Por lo tanto, no se hierven en exceso para cocinarse demasiado.

La gran mayoría de las pastas industriales se hierven en una proporción de un litro de agua por cada 100 g de pasta, agregando ½ cucharada de sal y se cocinan a fuego vivo por unos minutos (alrededor de 2 min por cada 100 g), el tiempo depende de la cantidad de pasta a cocinar, siguiendo las instrucciones de los fabricantes. Además, se introducen en el agua cuando esta hierva a borbotones. Las pastas no se cortan y se introducen enteras en el agua caliente. Así, por ejemplo, los espaguetis, que no caben en las ollas domésticas, se colocan en la pared de la olla y se van introduciendo en el agua poco a poco. Se remueve la pasta una vez antes de retirarla de la llama y se prueba. Después de cocida, se escurre en un colador y se consume lo antes posible. Si la pasta se va a consumir en ensaladas o se va a gratinar, se enjuaga por unos segundos con agua a temperatura ambiente.