Inicio | Recetario | Conservas

Pescados salados y deshidratados al sol

Se limpian los pescados, sean de mar o de río. Se cortan en filetes o en ruedas pequeñas, si se trata de pescados grandes o se abren a la mitad, si son pequeños. Se espolvorea con sal. Es conveniente realizar incisiones en el pescado con un cuchillo para facilitar la penetración de la sal en la carne. Se coloca el pescado en bandejas y se exponen al sol durante 4-5 días. En la primera etapa se elimina el líquido que segrega el pescado y se espolvorea nuevamente con sal si fuera necesario. El proceso de deshidratación termina cuando el pescado ya está seco, la masa se endurece y se pueden desprender las fibras del músculo fácilmente con la mano. Se almacena sin refrigeración en cualquier recipiente plástico o en sobres de polietileno.