Huerto y Permacultura

01- El huerto de plantas aromáticas y medicinales

El cultivo de plantas aromáticas y medicinales ofrece muchas ventajas además de los beneficios económicos y para la salud, debido a las características de estas plantas.

Jardines tan antiguos y célebres como los jardines colgantes de Babilonia y en nuestro continente los jardines flotantes de Xochimilco en México, a diferencia de lo que algunos suponen, no eran sólo cultivados con plantas ornamentales, estaban llenos de plantas comestibles, aromáticas y medicinales. Los huertos o jardines de plantas aromáticas y medicinales se fueron desarrollando a través de la historia de la humanidad, desde los que se asociaban a los templos para proporcionales las plantas sagradas de los rituales religiosos o las que le permitían embalsamar los cuerpos de los faraones egipcios hasta los más modernos que sirvieron de base material para el estudio de la botánica y la medicina en las universidades europeas y que más tarde se convirtieron en jardines botánicos.Existen actualmente muchos tipos de jardines de plantas aromáticas y medicinales. La forma, tamaño, ubicación, cantidad de plantas, la asociación de las mismas, los colores, aromas, en fin, el diseño que hagamos del huerto, depende de nuestros gustos, nuestra creatividad y de nuestras necesidades o preferencias. 

 En cualquier caso siempre recomendamos detenerse a pensar en el diseño inicial a partir de las condiciones y los recursos del lugar seleccionado. El diseño del huerto o jardín es básico para lograr una buena combinación de distracción, productividad y eficiencia. 

En los diseños de huertos de plantas para uso culinario y medicinal, las plantas deben ser ubicadas lo más cerca posible de la cocina de la casa o locales que desempeñen el mismo papel, de manera que se logre un paso fácil a través de los caminos o senderos para que nos permitan cosechar o cortar las plantas a la medida de nuestras necesidades.

Las plantas de mayor uso o que requieran mayor cantidad de trabajo como las plantas anuales que se siembran todos los años (ej. perejil, apio u otras) se colocan en los bordes o en los senderos de los caminos. 

El huerto donde se mezclan plantas aromáticas y medicinales de carácter multipropósito puede diseñarse en espiral, sobre todo para los lugares que disponen de poco espacio. Es ornamental y práctico. Las ideas originales de este huerto nos han llegado de uno de los creadores australianos de la Permacultura: Bill Mollison.  
Estas espirales se construye seleccionando un espacio de aproximadamente 2 m de diámetro y se van haciendo canteros en espiral delimitados por piedras y rellenados con tierra abonada hasta alcanzar aproximadamente 4 niveles o pisos que alcanzan una altura total de alrededor de 1 m de alto.

En estas espirales se siembran asociadas casi todas las plantas que se necesitan. Las plantas se van ubicando de acuerdo con la configuración botánica de cada una de ellas, teniendo en consideración su altura, las que proporcionan sombra sobre las otras y otras características. 

Los huertos o jardines en forma de orlas o macizos que pueden estar delimitados con piedras en su borde exterior, también han sido ampliamente utilizados para estos fines, especialmente para sembrar hierbas de plantas perennes. 

Los huertos en contenedores como las macetas de barro, tubos verticales, gomas viejas, cajas y cualquier otro tipo de recipiente, son muy empleados en los lugares que disponen de poco espacio o no poseen canteros con tierra. Es el caso de los patios cementados, balcones, azoteas y otros. Si los espacios son muy limitados, es posible cultivar muchas plantas a diferentes alturas del nivel del piso, en las paredes, colgando, en escalones y de otras muchas formas.  

02- El huerto orgánico de frutales

Características y diseños

La siembra y cultivo de frutales es una de las actividades más antiguas de la sociedad humana. Los seres humanos primitivos recolectaban las frutas, luego, las cultivaban en sus asentamientos y finalmente las fueron optimizando para obtener mejores plantas.

Por muchas razones derivadas del desarrollo industrial, la urbanización, los cambios en los patrones de alimentación basados en cereales y otros cultivos de grandes producciones intensivas, así como el incremento abusivo de las bebidas artificiales, el consumo de frutas naturales ha ido disminuyendo, aunque últimamente se observa la tendencia a incrementar su consumo y producción en huertos, patios y jardines.

Algunas de las características del huerto orgánico de frutales son:

El diseño de los huertos de frutales es importante porque se trata de cultivos permanentes, lo que hace muy difícil cambiar de lugar a un árbol después de un año de sembrado.

El diseño puede ser dividido en las siguientes partes:

Los jardines, huertos o bosques alimentarios

Un bosque natural se caracteriza por tener una vegetación predominantemente perenne. Presenta tres capas de vegetación: los árboles de mayor tamaño, los arbustos de menor tamaño y las plantas que crecen en el suelo.

Cuando se trata de un bosque alimentario, los frutos de los árboles, así como los frutos de los arbustos, son alimenticios y están compuestos de frutas que pueden ser carnosas o de nueces duras. La capa del suelo está compuesta por diferentes hortalizas, vegetales y plantas aromáticas y medicinales. En un bosque alimentario por lo general no se incluyen hortalizas o vegetales anuales a no ser las plantas que se reproducen espontáneamente. En sentido general es un huerto que contiene gran diversidad de vegetación y su destino principal el consumo humano.

El diseño para la construcción de un bosque alimentario se logra a partir de un espacio de tierra o de bosques naturales de mayor o menor tamaño y se diferencia de otros huertos o jardines convencionales en que todas las plantas están colocadas juntas a diferentes niveles, de manera que se complementan y acompañan unas a otras, y se optimiza el área.

Algunas características de los bosques alimentarios son:

El resultado de los bosques y jardines alimentarios consiste en una mayor diversidad, mejor aprovechamiento del área, obtención de frutas y otros alimentos todo el año, disminución de plagas y enfermedades, y un impacto beneficioso al medio ambiente.

La siembra de los árboles frutales y su época

La siembra de un árbol era considerado en la antigüedad como un acto solemne. No obstante, en nuestros días ha perdido esa trascendencia que debemos recuperar.

Una vez que se ha seleccionado el lugar de la siembra del árbol frutal, se recomienda tener presente los siguientes pasos:

Cuando sembramos al inicio de la época de lluvias, se garantiza el agua suficiente para las plantas, solamente hay que proteger las posturas de las malezas, preferiblemente con un buen arrope y medios mecánicos manuales. Cuando sembramos al final de la época de lluvias, no hay serias dificultades con las malezas, en cambio hay que garantizar el agua suficiente para las débiles posturas durante la época de menores precipitaciones.

El marco o distancia de siembra es un aspecto importante al momento de plantar los árboles. Por lo general, para los frutales más grandes se necesitan al menos 10 a 12 m, los frutales pequeños 8 a 10 m y los arbustos de 5 a 6 m. Cuando no exista riego nos decidimos por la distancia mayor. Pero, al disponer de agua, optamos por la menor distancia de siembra.

Huerto de frutales con diversidad de plantas
Fuente: Patrick Whitefield, 2000
Cómo hacer un huerto forestal

Huerto de frutales en capas
Fuente: Bill Mollison, 1994  
Introducción a la Permacultura

La Diversidad de Frutas, un regalo de la Naturaleza 

03- Algunas sugerencias para construir huertos escolares

ntroducción
Los huertos escolares presentan características especiales, ya que no son solamente un espacio para sembrar y cosechar alimentos sin dañar el entorno. En los huertos escolares se manifiestan las siguientes particularidades:

Los pasos a seguir 

El primer paso consiste en la creación del grupo escolar con los escolares y maestros interesados, donde estos últimos actúan como facilitadores. Así, de manera voluntaria, se produce la primera reunión o taller participativo donde se crea el grupo, se define qué hacer y se comparten ideas. Se establecen los compromisos. Todo parte y se decide en el grupo.

Las acciones a realizar se planifican y priorizan para coordinar mejor las acciones.
Los huertos escolares tienen  sus características propias, ya que se requieren resultados rápidos para mantener el impacto en los escolares. El trabajo en el huerto es complementario a las obligaciones docentes. Por otra parte, los escolares no están permanentemente en las escuelas y los periodos de vacaciones pueden ser prolongados. A su vez, se producen cambios rápidos en los cursos y las edades que pueden afectar la permanencia del huerto y los cultivos en diferentes épocas del año.
Planificación de las acciones y socialización de las tareas

En esta etapa de planificación y socialización de las tareas, se realizan acciones de motivación para lograr la socialización con el apoyo entusiasta de la escuela y la participación de padres, familiares y de la comunidad.

En la planificación de los huertos escolares se recomienda tener presente utilizar escasos recursos, bajos insumos y aplicar métodos naturales, biológicos y orgánicos que no impliquen la introducción de  productos tóxicos.

La localización del lugar o el espacio disponible donde se puede asentar el huerto es conveniente que tenga un carácter permanente, pero no siempre presenta las condiciones óptimas y es importante estar dispuestos a movilizarnos para efectuar limpiezas y otros trabajos previos.

La siembra se realiza a partir del consenso de los escolares con respecto a los cultivos que desean plantar en el huerto. Es aconsejable en el establecimiento de los huertos escolares seleccionar cultivos de crecimiento rápido que estimulen a los niños y jóvenes a permanecer participando activamente en el huerto. El proceso de siembra se realiza teniendo en consideración los hábitos alimentarios, las características de los cultivos, las condiciones ecológicas de lugar, la disponibilidad de semillas y posturas, así como de agua y abonos orgánicos. En la siembra la selección de semillas de calidad es muy importante porque todo parte de la semilla. Asimismo, debe respetarse la época óptima y es aconsejable establecer un calendario de siembra que nos permita de acuerdo con el desarrollo de cada planta tener siempre cultivos en diferentes etapas de crecimiento que nos garantice una continuidad de los productos que se cosechan. Además, se tiene en cuenta sembrar cultivos diversos de plantas acompañantes que ejerzan múltiples funciones como, por ejemplo, la introducción de plantas aromáticas y medicinales, la rotación de los cultivos y sus condiciones de manejo, así como la rotación para no sembrar siempre las mismas plantas en los mismos lugares.
Por otra parte, la atención a lo que hemos sembrado implica cuándo regar, la vigilancia de las plagas, las malas hierbas y otros factores. 

La operación de la cosecha es una de las más estimulantes porque se recoge el fruto de nuestro trabajo. En los huertos escolares que por su naturaleza son de pequeña y mediana dimensión, la cosecha se realiza escalonadamente en consecuencia con la siembra que hemos realizado, lo que facilita el trabajo de los niños y jóvenes.

Un aspecto importante es considerar qué destino se va dar a los alimentos o a las plantas útiles que hemos sembrado, cultivado y cosechado entre todos. En este sentido, se recomienda la socialización de su distribución y consumo, y que se logre un impacto no solo en la alimentación sino también se tome la cosecha como un elemento educativo y pedagógico, por ejemplo: el valor nutricional de los alimentos, el valor medicinal, aromático y biológico de las plantas, la realización de talleres para la elaboración o conservación de alimentos, demostraciones en clases y otras posibilidades.

04- Reforestando parterres

El vocablo parterre de origen francés se utiliza para identificar jardines, por lo general planos, los cuales se diseñan con diferentes elementos como arbustos, flores, hierbas, caminos, piedras, céspedes y otras siembras. Los parterres se desarrollaron durante el Medioevo y alcanzaron gran éxito en los famosos parterres del Palacio de Versalles.

En muchos países, con el desarrollo acelerado del urbanismo, en gran número de ciudades nuevas o viejas, existen pequeños espacios de áreas verdes completamente despobladas de vegetación alrededor de las aceras en las calles aledañas a las viviendas individuales o en edificios múltiples de zonas comunitarias barriales, áreas que en su conjunto forman grandes extensiones de tierra. En Cuba, se identifican los parterres principalmente por estos espacios de tierra que predominan en las ciudades. 

La reforestación de estos parterres con árboles de baja talla o arbustos ha constituido un objetivo del Proyecto Comunitario de Conservación de Alimentos desde su fundación, para lo cual se han movilizado principalmente los niños en sus barios y comunidades, los que se han dado a la tarea de sembrar.

No caben dudas de que estas labores locales de reforestación fomentando  arboledas comunitarias con la siembra de árboles alrededor de casas, escuelas, parques y otros espacios yermos, presenta muchos beneficios directos e indirectos para todos:

En estas actividades de reforestación de parterres aledañas a las aceras hemos tenido en cuenta que son áreas que por lo general no tienen una atención directa de los vecinos de la comunidad y en la etapa inicial de reforestación se requiere atención continua hasta su establecimiento. Así, en este sentido, se ha promovido la participación comprometida de los niños del vecindario que con su entusiasmo y dedicación posibilitan el éxito de las acciones. Un niño que siembra un árbol, lo cuida, lo ve crecer y producir frutos, por lo que se siente orgulloso de su trabajo.

También en el diseño para la reforestación de estos parterres se consideran los siguientes factores:

05- El huerto orgánico de hortalizas

El cultivo de plantas en patios, huertos o jardines, es casi tan antiguo como los inicios de la agricultura cuando los pobladores de nuestro planeta comenzaron a domesticar las plantas que le servían de sustento, transitando así, desde un modo de vida recolector de los alimentos que les daba la naturaleza hacia estadios superiores de desenvolvimiento. Dejaron entonces de luchar por la subsistencia para alcanzar la calidad de vida superior que les proporcionaba producir sus alimentos y lograr ciertos excedentes que le garantizaran el crecimiento demográfico y el desarrollo social.  Así, los orígenes del cultivo de plantas comestibles como las hortalizas y otras de uso medicinal, tiene una historia de más de 5 000 años.

En los jardines colgantes de Babilonia, vinculados a las primeras culturas mesopotámicas de huertos y jardines, construidos sobre terrazas hacia el año 600 antes de la era cristiana, a diferencia de los que muchos creen, crecían cebollas, pepinos, berenjenas y otras hortalizas. Asimismo, en los jardines egipcios, mucho más antiguos que los de Babilonia, no podían faltar las cebollas aunque se cultivaban también otras hortalizas como los ajos, los rábanos y los melones, plantas medicinales, aromáticas y ornamentales. Por lo general, estos jardines eran espacios cerrados rodeados de paredes o murallas.

La jardinería en huertos, patios y otros espacios, se introdujo en Europa desde Egipto a Grecia durante la época de Alejandro Magno y se fue expandiendo más tarde, a medida que crecía el Imperio romano. La influencia árabe también se hizo sentir con la introducción del islamismo en España.

En los jardines romanos, construidos en las villas rústicas y urbanas como una prolongación de las casas, se encontraban plantas nativas e importadas, entre ellas las hortalizas: coles, ajos puerros, cebollas, lechugas, nabos, pepinos, melones, remolachas, zanahorias y algunas más, plantas aromáticas, medicinales, pequeños árboles frutales y otros cultivos. 

Más adelante, en la Edad Media, no se produjo la proliferación ni diversidad de hortalizas en las mesas de las familias, ni siquiera en las casas de los ricos. Sin embargo, florecen los jardines o huertos en los monasterios, encerrados sobre muros o paredes con setos divisorios y cultivados por los monjes. En estos jardines de estructura geométrica, prevalecían las hortalizas, los árboles frutales y las plantas medicinales.

No es hasta el Renacimiento cuando el consumo de hortalizas toma la importancia que merece y se populariza su cultivo, principalmente en áreas periurbanas donde las familias y los horticultores poseían sus huertos. Los horticultores llevaban sus producciones a los mercados públicos de las ciudades que resultaban centro de grandes atracciones. También se producían hortalizas en los grandes castillos de la nobleza.

Con el Renacimiento surgió también el cultivo de los huertos y jardines como motivo de recreación, de placer y se produjo una mayor diversidad, así se introdujeron combinación de flores, plantas ornamentales, árboles frutales, de sombra, hortalizas, plantas aromáticas y medicinales. 

Hacia finales del siglo XVII, en los jardines del palacio de Versalles se cultivaban numerosas hortalizas como un ejemplo de la popularidad que alcanzaron en el esplendoroso mundo de entonces. 

Pero la historia del cultivo de plantas útiles en patios, huertos y jardines, no se limita al Cercano Oriente, Europa y el Sudeste asiático, sino que, es un hecho conocido que en el continente Americano, en particular en América Central y Sudamérica, se cultivaban las especies autóctonas que más adelante iban a revolucionar en otros continentes la producción agrícola como por ejemplo la papa, el maíz, el tomate y otros cultivos.
 
Quizás entre los ejemplos de los jardines más famosos de América están los de Xochimilco donde los aztecas construyeron dos siglos antes de la conquista de los españoles, sobre lagos, jardines flotantes en islas artificiales o chinampas para cultivar maíz, hortalizas, flores y otras plantas que le servían de sustento o que transportaban a través de canales para su venta en Tenochtitlan.

A partir del siglo XVIII, con el crecimiento de las grandes ciudades, es que alcanzan mayor importancia las hortalizas, para lograr un volumen de producción que les permite pasar del patio familiar al cultivo comercial especializado y convertirse en cultivos económicos que más tarde, con la influencia de la Revolución Verde en el mundo occidental, se mantienen en explotaciones especializadas intensivas. 

En todo este proceso de desarrollo social, que en mayor o menor grado se va produciendo en todos los países del planeta, también aparece un fenómeno que se hace cada vez más patente; por una parte la degradación y contaminación de la tierra en que vivimos y cultivamos los alimentos y por otra parte, la producción de alimentos explotados intensivamente e industrialmente, impregnados con sustancias químicas artificiales que producen daños a la salud de las personas que los consumen y grandes daños ambientales.

Esta situación ha llegado a un punto tal que está permanentemente presente en el orden del día la pregunta ¿podremos alimentarnos todos, saludablemente, sin comprometer el mundo del siglo XXII y las futuras generaciones?. Es, en este orden de cosas, que toma cada día más fuerza y vigencia la agricultura orgánica, es decir, la producción de alimentos sin el empleo de productos artificiales, lo cual no implica volver a las sociedades primitivas ni renunciar a los principales adelantos de la ciencia agrícola.   

El huerto orgánico de hortalizas, especialmente cuando se explota en pequeños espacios de tierra, puede ser cultivado intensivamente y si se añaden los ingredientes de amor, conocimientos e inteligencia, logra ser un espacio muy productivo tanto para los que lo tienen en sus hogares como para los que lo explotan comercialmente. Para las familias que poseen huertos, constituye además, un modo de recreación, el disfrute de un estilo de vida sano y una manera de integración de toda la familia en actividades productivas. Es a su vez, un orgullo para la familia que disfruta trabajando en el huerto, consumiendo y conservando esta producción de alimentos naturales. 

Una explicación de las técnicas de manejo de cada uno de los principios básicos elementales para el desarrollo exitoso del huerto orgánico de hortalizas, evidentemente, no es posible en ese breve espacio. Sin embargo, no podemos dejar de realizar un comentario general, ya que se trata de obtener un máximo de producción con el mínimo de trabajo posible, aprovechando todos los recursos naturales disponibles, tratando de devolver a la tierra y al ambiente todos los recursos que se han extraído en beneficio de los hombres y las mujeres que los disfrutan. 

Un resumen de los principios elementales para el cultivo de hortalizas en el huerto orgánico se puede resumir como sigue:

06- El huerto en Contenedores

Versión en PDF Descargar

El huerto en contenedores es muy apreciado y cultivado cuando se dispone depequeños espacios para la siembra o se desea mantener las plantas circunscritas enespacios limitados con el objetivo de que no se expandan en nuestros huertos. Sonfrecuentes los diseños de estos huertos en balcones, terrazas, azoteas, patios cementados y otros espacios en ciudades o zonas periurbanas. Pero también se emplean elementos de estos diseños en áreas de tierra más o menos extensas paradelimitar las plantas.

Los contenedores pueden presentar tantas formas y tamaño como nuestraimaginación y creatividad lo permita, no existen reglas, digamos contendores enmacetas, tiestos, cubos o diferentes baldes. Asimismo, los materiales que se utilizanson también de múltiples orígenes como el barro, la madera, troncos de árboles,hormigón, plásticos, gomas o llantas, tuberías, diversos materiales reciclados, etc., etc.

Los huertos en contenedores son por lo general bellos y muy originales, además deproporcionar beneficios de todo tipo a sus dueños si se cultiva una gran variedad deplantas.

Las plantas a sembrar son muy variadas, desde las ornamentales hasta lasmedicinales, aromáticas, diferentes hortalizas y pequeños frutales. Una combinaciónde todas es muy apropiada, ya que resultan en plantas acompañantes que sebenefician unas a otras, diversifican y embellecen nuestro huerto con su colorido,utilidad y belleza.

Un aspecto importante es la selección de los contendores de acuerdo con lascaracterísticas de las plantas que vamos a sembrar y mantener en estos huertos. Asípor ejemplo, las plantas aromáticas o condimentosas, por lo general son perennes yde raíces poco profundas, necesitan poca profundidad (20 a 30 cm) y se puedecontrolar fácilmente el espacio que ocupan, alrededor de 30 a 50 cm. Algunas de ellasson ideales para contenedores como la albahaca, cebollinos, mejorana, tomillo,mentas, hinojo, eneldo y otras. Asimismo, las plantas de uso medicinal como lasconocidas en Cuba por los nombres de tilo (Cymbopogun citratus), manzanilla criolla cubana (Matricaria recutita), etc., son también apropiadas para ser cultivadas en contenedores.

Por su parte, un gran número de hortalizas de diferentes tipos, sean de hojas (lechuga,acelga, espinacas, coles), bulbos (ajo, cebollas, ajo puerro), raíces (rabanitos) o frutos (ajíes, tomates) entre otras, se cultivan bien en diferentes tipos de contenedores de poca profundidad con 25-30 cm aproximadamente. Plantas trepadoras como el pepino, algunos frijoles, habichuelas, la falsa espinaca de Malabar y otras necesitan además algún sostén que le sirva de enredadera.

Algunos frutales como higos, cítricos, guayaba enana, papaya y algunas cerezas, se pueden cultivar en contenedores a profundidades de 60 a 90 cm. Sin embargo, las frutas de fresas que se cosechan anualmente como hortalizas, requieren muy poca profundidad, solamente alrededor de 20-30 cm.

 

 

 

07- El cultivo de cebollinos

CEBOLLINO

Nombre común: Cebollino, cebolla larga, chive (inglés)                             

Nombre científico:  Allium  schoenoprasum

Familia botánica: Liliáceas 

Lugar de origen: Se piensa que esta planta tuvo su origen en Siberia y de ahí se ha extendido a los países de América. 

Descripción de la planta: Es una planta perenne de hojas finas y puntiagudas de aproximadamente 60 cm de largo, pero que no produce bulbos como la cebolla. Toda la planta es muy aromática con sabor similar al de los bulbos de cebolla. Se refiere que 10 g de hojas de cebollinos frescos equivalen a 6,5 g de bulbo de cebolla.

Existen diferentes variedades de cebollinos, pero todos ellos tienen hojas cilíndricas y huecas con un sabor semejante a las de cebolla.

El ajo de montaña que a veces se confunde con el cebollino tiene hojas planas y sólidas con un sabor suave que está entre el ajo y la cebolla, así como el ajo porro que es una planta anual más grande que las anteriores con hojas gruesas, planas y sólidas, de sabor es fuerte y similar al ajo.

Cultivo: Prefiere los suelos ricos en materia orgánica pero se produce bien en cualquier tipo de suelo de mediana fertilidad Requiere suelos  bien drenados y riego abundante. Se desarrolla bien a pleno sol pero tolera sombra parcial. Se puede cultivar en gomas viejas, macetas de barro o en cualquier otro recipiente.

Reproducción: Por semillas en viveros con siembra directa para después trasplantar las mejores plantas cuando éstas alcancen alrededor de 10 cm de longitud. La germinación se produce 10-15 días después de la siembra. También se puede reproducir a partir de plantas adultas con sus raíces o por división de las raíces.

Siembra: Se puede sembrar por trasplante prácticamente todo el año pero deben evitarse los meses muy calurosos del verano. La época óptima de siembra es desde octubre a enero. Se abren los hoyos y se siembran las posturas a una distancia de 5-10 cm entre plantas.

Cosecha: La primera cosecha se puede realizar aproximadamente a los 90 días después de sembrados los cebollinos a una distancia de 10 cm del nivel del suelo. También se pueden ir cortando las hojas de las plantas a medida que se necesiten. 

Es posible secar sus hojas al sol o la sombra, cortándolas en pedazos de aproximadamente 1 cm y triturarlas después en un molino casero para producir la especia seca que se conserva por más de un año en frascos bien tapados. Sin embargo, el sabor de los cebollinos frescos, cosechados directamente en la casa es insuperable.

Plagas y enfermedades: Es una planta muy resistente que raramente es atacada por plagas o enfermedades.

Uso culinario: Se utiliza toda la planta, principalmente las hojas, para condimentar todo tipo de comidas y como se dijo anteriormente puede sustituir a los bulbos de cebolla en la elaboración de alimentos. Se consume fresco en ensaladas, se utiliza para saltear papas u otros tubérculos, para preparar sofritos, para añadir a las tortillas de huevo, preparar aliños y para cocinar sopas, potajes, carnes y pescados. 

Otros usos: En medicina natural se aplica como remedio para los catarros y congestiones pulmonares.

08- Compuesto Orgánico y Compost

Versión en PDF Descargar

Tomado del libro “Permacultura Criolla". Coordinadores Ma Caridad Cruz, Roberto Sánchez y Carmen Cabrera. Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre. Capitulo 5:83-88, 2006. La Habana, Cuba. 

 

09- Las plantas medicinales y sus aplicaciones

Versión en PDF Descargar

Las plantas medicinales se pueden preparar artesanalmente de muchas maneras paradiferentes aplicaciones, es como tener una pequeña farmacia viva en un huerto ojardín. El uso puede ser interno cuando se ingieren o externo.

En el empleo de las plantas medicinales es muy importante asegurarse de que seselecciona la planta apropiada, conociendo sus propiedades, las contraindicaciones, ladosis y la forma de utilización. Si se tienen dudas es imprescindible consultar almédico o a especialistas en la materia.

Las plantas medicinales con su gran diversidad tienen múltiples aplicaciones. Así, porejemplo, una sola planta como el ajo puede servir para más de 20 dolencias y parauna sola dolencia como la fiebre, pueden utilizarse más de 145 plantas.

Las medidas a que se recurre en los hogares donde no se dispone de equipos y utensilios apropiados para realizar las mismas son muy sencillas y se han ido estableciendo empíricamente.

Las plantas medicinales se preparan de muchas maneras con el objetivo de facilitar laextracción de los principios activos de las mismas. Algunas de ellas se describen acontinuación:

Infusiones

Las infusiones se preparan preferiblemente con hojas, flores y ramas no lignificadas que poseen sustancias volátiles que pueden perderse con la cocción. A la infusión también se le llama té o tisana.

El procedimiento consiste en colocar la planta fresca o seca en un recipiente, añadir agua recién hervida, tapar el recipiente, esperar 5-10 min. y colar.

La infusión se puede ingerir fría o caliente pero debe preparase fresca y se recomienda no abusar del uso del azúcar.

Si se desea endulzar es preferible utilizar miel de abeja en pocascantidades o azúcar sin refinar.

Decocciones

El cocimiento o decocción es la forma más popular de preparar las plantas medicinales en Cuba para uso interno. Aunque su aplicación se recomienda principalmente para semillas, raíces, cortezas, troncos y las partes duras de las plantas, de manera que se hace necesario un proceso más drástico que la infusión para extraer los principios activos.

Para preparar los cocimientos se hierven las plantas o partes de éstas a fuego lento alrededor de 10-15 min., sin tapar el recipiente aunque se evapore parte del líquido, se deja en reposo, se cuela y se sirve. No es recomendable almace-nar los cocimientos, ya quedeben consumirse en el mismo día.

Maceraciones

Cuando las plantas son susceptibles a perder sus principios activos por tratamientos con calor, es recomendable preparar maceraciones.

Las maceraciones se preparan dejando reposar a temperatura ambiente las plantas osus partes útiles para extraer las sustancias activas. Se utilizan diferentes líquidos osoluciones: agua, alcohol, vino y otros. En la elaboración de los macerados, se deja en reposo las plantas por lo menos 12 h pero en algunos casos el proceso puede durar hasta 2 semanas.

Las plantas, ya maceradas, se exprimen o cuelan para emplear estos concentrados en infusiones, decocciones o para uso externo.

Jugos o zumos

Para extraer los jugos frescos de las plantas es conveniente seleccionarlas, si es posible, recién cortadas y partirlas o triturarlas en pequeños pedazos. Esta operación se facilita con la ayuda de una licuadora o batidora doméstica.

Después de realizada esta manipulación, se obtiene el jugo exprimiendo o colando elconcentrado de la planta.

Este zumo se puede ingerir natural o diluido, también es posible utilizarlo para preparar jarabes, en infusiones o directamente en uso externo.

Tinturas

Las tinturas se elaboran con alcohol, aguardiente u otras bebidas alcohólicas como elvodka, de esta manera se extraen y concentran los principios activos de las plantas.No deben preparase con plantas que pueden resultar tóxicas

Para hacer tinturas, se colocan las plantas frescas o secas, cortadas finamente o machacadas, en botellas de vidrio hastacubrir alrededor de 20% de su volumen y se completa con labebida alcohólica o una solución de alcohol al 40-50 %. Se agitala botella frecuentemente y entre 1-2 semanas se cuela o filtrapor un paño limpio y se guarda.

Las tinturas son soluciones concentradas de los principiosactivos de las plantas medicinales. Por lo tanto, se consumenpor gotas que se agregan a los tés o infusiones y también encompresas o para fricciones.

Jarabes

Los jarabes se utilizan para ayudar a la ingestión oral de los extractos de las plantas,ya que facilita el consumo cuando los medicamentos naturales resultan de difícil de ingestión por su amargor u otros sabores desagradables. Se recomienda su empleo principalmente en niños.

Los jarabes son soluciones azucaradas o almíbares que se preparan a partir de soluciones concentradas de las plantas, ya sea en forma de infusiones o decocciones. Por lo general, se utiliza una parte en volumen de la decocción y 3/4 partes de azúcarcrudo, es decir no refinado, para preparar el almíbar.

Aceites

Los aceites herbales se emplean principalmente para remedios de la piel, para masajes y para tratamientos del cabello.

Para disponer de estos aceites, se colocan las plantas medicinales machacadas o cortadas finamente en una botella de vidrio y se cubren con aceite vegetal hasta sobrepasar 2-3 cm el nivel de las plantas. Se tapa y se guarda la preparación en un lugar caliente y se agita con frecuencia. Pasadas 2-3 semanas se puede empezar a utilizar. En algunos casos es posible calentar a la llama durante algún tiempo el aceite directamente con las plantas.

La calidad del aceite vegetal que se use como materia prima es importante para lograr un buen producto final. Se recomiendan los aceites vegetales crudos, si es posibleaceite de oliva.

Cataplasmas

Los cataplasmas se aplican externamente, colocando directamente sobre la piel de las regiones afectadas del cuerpo humano las hojas u otras partes de las plantas que contienen los principios activos. Se pueden emplear las plantas frescas, secas, en polvos o preparadas en forma de pulpas, pastas u otros.

Para ayudar a mantener las plantas medicinales en el lugar lesionado se puede recurrir al auxilio de una tela limpia o una gasa que cubra las plantas o que las separe de la piel.

Las plantas se pueden calentar ligeramente con agua a 40-50 dejarlas actuar por el tiempo indicado para cada planta medicinal y dolencia.

Compresas y Fomentos

Las compresas se pueden aplicar frías o calientes colocando directamente sobre la piel de las zonas afectadas un paño o tela limpios humedecidos con una infusión o decocción de la planta medicinal.

Se emplean por breve tiempo y se diferencian de los cataplasmas en que estos últimos requieren las partes de las plantas, en lugar de sus extractos o solucionesacuosas.

Apósitos

En realidad los apósitos son compresas, pero que se hacen con preparados de plantas medicinales, en forma de infusiones y decocciones, más diluidas, de manera que permiten su aplicación por períodos de tiempo más prolongados. Los apósitos se aplican con algodones, telas o gasas externamente sobre la piel, por ejemplo, en llagas o heridas.

Baños

Existen diferentes tipos de baños, desde los baños completos, de asiento y los lavados hasta los que se realizan para diferentes partes del cuerpo como pies, manos, cabellos, etc. Las diferencias estriban en las partes del cuerpo que se someten al tratamiento, las cantidades y los ingredientes que seutilizan.

Para preparar los baños, generalmente se hacen infusiones o decocciones de las plantas a diferentes concentraciones. Estas soluciones se agregan al agua de los baños en diferentes proporciones.

Inhalaciones

La inhalación por la nariz y la boca de los vapores producidos por las plantas medicinales cuando se vierte sobre ellas agua hirviendo es un método conocido para aliviar congestiones, dolores y otras dolencias.

Para lograr mayor efectividad con este procedimiento, se cubre la cabeza y el recipiente con una toalla o paño limpio, de manera que los vapores medicinales puedan ser inhalados fácilmente.

Pomadas

Las pomadas se preparan preferiblemente utilizando las plantas medicinales en polvos secos y mezclándolas con grasas vegetales como la manteca de cacao. Para ello se calientan al fuego las mezclas, se transfieren en caliente a los recipientes donde se van a almacenar hasta que se enfrían. Si al terminar el proceso de  elaboración las pomadas resultan blandas, se adiciona cera de abejas.

Ungüentos

La preparación de ungüentos es muy sencilla, sólo consiste en calentar a la llama las plantas o las partes de las plantas seleccionadas en una grasa sólida como por ejemplo vaselina. Todavía caliente, se vierte el producto en un recipiente y se deja enfriar hasta que se solidifique o se espese para su aplicación en uso externo. Si es necesario, los ungüentos pueden suavizarse algo añadiendo aceites vegetales.

Polvos

Es muy fácil preparar polvos de plantas medicinales en el hogar. El procedimiento consiste en secar las plantas y triturarlas después en una máquina de moler, un molino o una licuadora doméstica.

Los polvos se almacenan en frascos con cierre hermético y se aplican o consumen directamente o se usan para hacer pastillas, pastas y de otras formas. También se emplean para mezclarlos sencillamente o ingerirlos con agua, miel de abeja o aceites.